libros romanticos recomendados
EVA BENAVIDEZ,LIBROS ROMÁNTICOS,RESEÑAS

SERIE HERMANDAD DE LAS FEAS

UNA FEA ENCANTADORA (SERIE HERMANDAD DE LAS FEAS nº 1)

Lady Clara Thompson está en su última temporada social y es considerada una fea en toda regla. Resignada a ser un florero en cada velada y a punto de convertirse en una solterona, solo desea cumplir el sueño que acaricia desde niña: Ser escritora.

Cuando en un baile conoce a un apuesto caballero, Clara queda obnubilada por él; aunque pronto su arrogante personalidad la desencanta. Pero al descubrir su intención de comprometerla en matrimonio, luchará por conservar su libertad.

Marcus Bennet, a sus treinta años y como segundo hijo del Marqués de Somert, está acostumbrado a vivir una existencia libre y sin presiones. Su único propósito es el disfrute de los placeres carnales y los beneficios que le da llevar una vida desenfrenada. Lo que le ha valido ganarse el apodo «Caballero Negro».

Cuando Marcus se convierte, inesperadamente, en el Conde de Lancaster, debe enfrentar-se a un importante obstáculo: perder su reciente posición y riqueza, o aceptar casarse con una mujer a la que no desea. Sin embargo, no siempre se pueden manejar las riendas del destino y, cuando menos lo esperas, este puede deshacer hasta el plan más elaborado.
Juntos se sumergirán en una guerra de voluntades, en la que intentarán salvar su soltería.

Sin percatarse, perderán la batalla del amor y el botín será sus corazones.

Ver más en:

UNA FEA EMPEDERNIDA (SERIE HERMANDAD DE LAS FEAS nº 2)

Lady Abigail Thompson transita su tercera temporada en sociedad y tiene muy bien ganado su puesto de florero social, y no solo eso, ostenta con orgullo su lugar en el grupo de las demasiado feas, sitio que eligió por propia voluntad, a pesar de que su aspecto real está muy alejado de ser feo. 
Los hombres son para ella seres estúpidos, banales, egoístas y egocéntricos, y por ello, está decidida a llevar una vida de tranquila soledad, empedernida en mantener su soltería.

Hasta que un demonio disfrazado de ángel, y la personificación de lo que detesta en un caballero, se interpone en su camino, desbaratando sus planes.

Lord Colin Bennet, Conde de Vander, ostenta un estatus social, origen aristocrático y un aspecto que han logrado que todos sus deseos se cumplan solo con un chasquido. Tras una década de placeres consumados, su reputación de mujeriego le ha valido para ser llamado «Ángel Negro».
Con treinta años, y el peso de ser el primogénito, no tarda en recibir un ultimátum de su padre: debe casarse en el plazo de tres meses o el marqués elegirá la candidata por él.

Nada dispuesto a que elijan alguna joven sosa y aburrida a la que debería aguantar por el resto de sus días, Colin se enfrenta ante su primer obstáculo y también ante el primer desafío de su vida: una dama casi solterona, que ha despertado su interés con sus constantes desplantes, que oculta un secreto tras una fachada desarreglada y que ha despertado su depredador interior, demasiado tiempo dormido.

La cacería comienza, y él ya tiene escogida su presa, a pesar de que sea una fea empedernida.

RESEÑA

Abigail es una chica de armas tomar, particularmente su arma favorita es un rastrillo. Ella es miembro de la hermandad de las feas, una hermandad de floreros creada por ellas mismas. Son un grupo muy divertido, que siempre se están metiendo en problemas. Colin es un Conde estrafalario y gracioso, él creé que con su sola presencia le está haciendo un favor a los ojos de quien lo mire. Sin duda un personaje único por su personalidad, sus elocuentes respuestas y tiernas actitudes.

Mira, encanto, puedes esforzarte en negarlo, pero no funcionará, ya he descubierto tu interés por mí. Y no te preocupes, no te culpo, es comprensible, si yo fuera tú, también estaría encandilado por alguien como yo.

Colin

Cuando a Colin se le mete entre ceja y ceja que quiere como esposa a Abigail, ahí es cuando empieza la locura y las risas (mías). Son sin duda un par especial, él siempre metiendo la pata, ella desafiándolo y pinchándolo con un rastrillo cuando se enoja con él.

En el inicio de cada capítulo podemos leer memorias increíbles de un estimado y adorable poeta atormentado. El poema que les comparto expresa el inicio de amor de estos hermosos y divertidos personajes.

No fue de esos amores fulminantes. No fue verte y sentir el flechazo de cupido atravesándome. Más bien sucedió, como ocurren los misterios más hermosos de la vida. Mi amor por ti creció, como una semilla que se convierte en un fuerte árbol. Mi amor por ti me cubrió, como las estrellas adornan el cielo. Mi amor por ti me iluminó, como esa estrella que nace, vive muchos inviernos y muere brillando en la oscuridad de un solitario firmamento.

Memorias del poeta atormentado

Un dialogo que me provocó mucha risa, uno de los muchos, es el de Colin y Henry, el cual es otro caballero que pretende a Abigail.

—Abby… eh… nuestro primo dice que recientemente viajó a China… —intervino con nerviosismo Clara llamando a Henry como solían decirle, cortando el intercambio tenso y acalorado que la pareja estaba teniendo.
—Yo viajé a India —informó Colin, antes de que ella pudiese replicar.
—Qué interesante, milord, tuve la dicha de conocer esa exótica tierra. De hecho, he adquirido un campo allí, y tengo muchos campesinos trabajando en él y pienso comprar… —concordó Henry con entusiasmo, obteniendo la atención de todos.
—Yo compré un elefante —le cortó Vander, y los demás le miraron boquiabiertos—. Sí, un enorme y gigantesco elefante indio, y después… ¡compré una casa para que el animal viviese, sí! Y contraté muchos empleados para que lo atiendan, porque… ¡porque es un elefante sagrado! —dijo atropelladamente, sonriendo triunfal.
Entonces se desató una encarnizada batalla verbal entre los caballeros, que dejó alucinado al involuntario público que solo atinó a mirar de uno hacia otro alternativamente.
—He tenido el placer de entablar amistad con lord Byron, el gran poeta, y podido enseñar algunos poemas de mi autoría —dijo con orgullo Henry.
—William Shakespeare es un antepasado nuestro, ¿verdad, hermano? —alegó Colin, obviando la mueca de horror de su hermano.

—Recientemente he participado de un juego de ajedrez con el secretario de su majestad —dijo el primero.
—Jugué a las cartas con el rey el fin de semana pasado —se jactó el rubio.
—Tuve la dicha de conocer a la reina cuando mi hermana fue presentada en la corte —declaró, entrecerrando los ojos hacia el conde.
—La reina me invitó a bordar junto a su séquito real. —Devolvió Vander, correspondiendo con otra mirada desafiante.
—Lady Abigail, te encantará conocer al gato persa que adquirí cuando viajé a Persia, es un felino muy noble y majestuoso.
—Lady Abigail, le fascinará conocer el lagarto que adquirí en mis viajes por Arabia. Es un ejemplar muy noble, ni siquiera come carne, le doy migas de pan, y su mejor amigo es un pato.
—Aprendí a hablar a la perfección el mandarín.
—Sé decir «pelele» en chino.
Ante aquellas últimas palabras su cuñado finalmente estalló en carcajadas, ganándose una mirada de reproche de su hermana y una agradecida de ella, pues esa interrupción dio por terminada la refriega entre los nuevos rivales.

Abigail y Colin

Algo que adore de Colin es su intento de conquista, ese hombre sabe meter la pata.

De reojo, pude ver que Lady Abigail, se llevaba un pedazo de pavo a la boca y decidido a demostrarlo que él era una compañía agradable, y así lograr que ella reconociera lo atractivo que el ángel negro era; buscó en su mente algo para dar pie a una agradable conversación.

-Para ser tan delgada, come usted como un marinero- Dijo de pronto Lord Vander, y Abby se paralizó en el acto de ensartar un trozo de tocino y se volvió a verlo irritada.

Abigail y Colin

Hasta que llega la propuesta de matrimonio tarda mucho, pero vale totalmente la pena. Una declaración muy tierna y como siempre con Colin sin faltar a su personalidad, expresando su particular sentido del humor hasta en una declaración de amor. Una respuesta memorable por parte de Abby y un desenlace sorprendente que no me espere.

Sé que no soy un príncipe de ensueño, que soy más bien el sapo del cuento, aunque uno hermoso e irresistible, por supuesto. Sé que no soy un perfecto caballero, y que mi trasero y tu rastrillo atestiguan aquello, pero me harías inmensamente feliz, si tú, mi fea preferida, mi esperpento más bonito, mi florero particular, aceptaras ser mi esposa.
El eco de su solemne y sentido discurso flotó entre ellos, al tiempo que Colin giraba la mano derecha de la joven, y tras abrir su palma enguantada, depositaba un precioso anillo de plata y zafiros enlazados en ella. Abby soltó un jadeo al ver la alianza y cerró los ojos con fuerza tras sus lentes.
—¿Aceptas casarte conmigo? —terminó él, con la voz enronquecida de emoción y una mirada expectante y esperanzada.

Abigail y Colin

¿Que respuesta creen que le dio Abby?, yo estaría gritando como una loca SI SI SIIIII, y colgandome de su cuello para no soltarlo en la vida… En fin.

Sin duda “Una fea empedernida” es un libro totalmente recomendado que ame leer. Un final increíble donde la autora nos comparte una última carta del poeta atormentado revelando la identidad del mismo.

Una fea empedernida es un libro de comedia romántica que pertenece a la Serie La Hermandad de Las Feas, cada florero de la hermandad tiene su libro, y eso es algo que personalmente adoro, porque nos permite conocer a cada uno los personajes. El primero y el segundo de la serie están en Amazon y, el tercero y cuarto la autora lo esta compartiendo por Wattpad. Son novelas de romance histórico con mucho humor.

Ver más en:

¡Amor a Primera Lectura!
¡Amor a Primera Lectura!

Memorias de un poeta atormentado

Una colección de hermosos versos que deberías leer.
Poemas que hablan de sensaciones, emociones y sentimientos.
Letras inspiradas en la fuerza mas poderosa del universo: el amor.

Si te ha gustado ¡Compartelo!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *