Me llamo Ada. Tengo veintinueve años y hace cinco que decidí venir a vivir a Besalú, un precioso pueblo medieval de la provincia de Girona. Me instalé en la casita que heredé de mi abuela, monté mi propia consulta de masajes y decidí emprender una nueva vida para dejar atrás las secuelas de un pasado lleno de tragedia.

Y no me va nada mal… Hasta que un problema de casi dos metros, con unos ojos negros enormes y una placa, me mete de lleno en una investigación en la que, sin querer, me han involucrado.

La irrupción del Inspector Ezequiel me impulsará a enfrentar mis miedos y me obligará a abrazar el don que nunca acepté y a dejar de temer a la vida. Y es que mi abuela tiene razón: no se puede vivir a medias. Hay que temer a los vivos, no a los muertos.

Para eso supone entender que una moneda tiene dos caras, que con el amor también viene el dolor y que sin caminantes no hay mediadoras.

Esta es la aventura de muchos, no solo la mía. ¿Me acompañas a cruzar el puente?

OPINIÓN PERSONAL

Ada es una chica totalmente normal, a menos que te fijes que puede ver a personas muertas, y que vive con su abuela, bueno eso sería normal, si ella no estuviera muerta. Pero dejando esos pequeñísimos detalles, Ada esta muy contenta con su actual vida.

Escapando de un doloroso pasado se muda a Besalú en busca de un lugar más tranquilo y un nuevo comienzo, sin embargo llega a su vida un detective que lleva pegado a él un espíritu bastante siniestro y si eso no es malo, él trata de comunicarse con ella. Ahí es cuando todo se empieza a complicar un poquito, los misterios y secretos van saliendo a la luz, pero eso se los dejo para que lo averigüen ustedes…

Dejando atrás todo esto, me gustaron los personajes, las escenas de alto voltaje y la trama. Y si bien las escenas de alto voltaje están muy bien (vamos que Lena las escribe de una manera increíble), creo que me faltó un poco de amor entre Ada y Ezequiel, no lo sé, él no me terminó de enamorar; por el contrario, Ada me pareció una mujer fuerte que sabe lo que quiere, que se arriesga y se entrega sin miedos.

Sus besos no serán suficientes para que mis cicatrices se cierren. Necesito hechos y acciones porque las palabras se las lleva el viento.
Como las canciones.
Como una nana recurrente y desdibujada que habla de sombras de otros tiempos mejores.
A Eric y a mí nos quedan muchas cosas que averiguar el uno del otro y mucho que aprender de lo que sentimos y de quiénes somos. Pero es mejor luchar por averiguarlo juntos, que abandonar y dejar pasar la historia que se perfila ante nuestros ojos.
Porque la vida también es una novela de vivos que escriben sobre el pasado y el presente de los muertos.

Personalmente el libro me encantó, es un libro que engancha desde la primer página, muy entretenido y muy pasional. Una trama que te va llevando y enganchando de una manera ligera y explosiva a la vez. En cuerpo y almas: La mediadora van a poder ver las chispas que saltan entre Ada y el detective, y en algunos casos van a ver llamaradas saliendo del libro. Como si eso fuese poco Lena nos regala un hermoso y tierno personaje con el mismo don de Ada que te va a hacer morir de ternura.

Empieza a leer En cuerpo y almas: La mediadora 

Lena Valenti

Sagitario nacida en Barcelona (Badalona). Lectora profesional y especializada en novela romántica, escribe lo que le gustaría leer. Es la autora española que ha revolucionado el género en el país, con más de 49 títulos en su haber, todos publicados y goza de una muy buena proyección internacional; actualmente, se dedica a su prolífica carrera literaria repleta de títulos reconocidos. Alemania, Bulgaria, Italia, latinoamérica, Brasil y USA ya han comprado los derechos de traducción de sus libros.
Y también han adquirido los derechos de producción audiovisual de dos de sus sagas: la famosa y de culto «Saga Vanir» y la última bilogía «Lo que nunca te canté».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *